Seguimos con la segunda parte de “mitos de la nutrición en el fitness”. Hemos visto que hay mitos que surgen por desconocimiento, otros por malas interpretaciones y otros por intoxicación de la información que recibimos. Los siguientes 5 mitos que vamos a ver van por la misma línea.

  1. LOS ALIMENTOS INTEGRALES TIENE MENOS CALORÍAS, ADELGAZAN MÁS.

Esta afirmación no es solo falsa sino que incluso algunos productos integrales pueden llegar incluso a tener más calorías al añadirle, por ejemplo al pan, granos y semillas u otras fuentes de grasas como nueces.

Que un alimento sea integral no quiere decir que sea light o reducido en calorías. Muchas veces es cierto que tienen menos contenido en hidratos de carbono pero por otro lado tienes más proteína o grasas lo que hace que el aporte calórico sea prácticamente el mismo.

El alimento integral tiene más fibra porque se utilizan harinas menos refinadas y menos tratadas por lo que las cáscaras de estos cereales se mantiene más intactas que en harinas refinadas donde se limpian por completo y solo queda el almidón.

Por otro lado, son productos indicados para personas que no quieren sufrir picos muy elevados de insulina. Por ejemplo, para diabéticos controlando siempre la cantidad a ingerir. Con productos refinados (pan blanco, arroz normal, pasta blanca) el carbo-hidrato y la glucosa resultante entra en el torrente sanguíneo a muchísima mayor velocidad y la respuesta insulínica es mucho más corta pero pronunciada.

Lo único que debemos hacer para saber si un producto es más o menos calórico es mirar su etiqueta nutricional.

  1. LA YEMA DEL HUEVO ES MALÍSIMA

Como venimos diciendo en más de un mito, no hay alimentos malos o contraindicados (salvo caso puntuales como en productos muy refinados y con altos porcentajes de grasas trans) sino cantidades no recomendables. Uno de estos alimentos que desde hace mucho tiempo han sido tildados como malos son la yema de los huevos por ser bastante calórica.

Siempre que amoldemos las calorías extras que nos aportan las yemas a nuestra dieta y al consumo total calórico del día no habrá ningún problema.

Cuando se habla de una dieta sana y equilibrada hablamos de un plan nutricional que debe tener todo tipo de nutrientes: hidratos de carbono, proteínas, lípidos o grasas y vitaminas /minerales.

No debemos olvidar que la yema de huevo es una gran fuente de vitaminas y minerales: contiene vitaminas A, E, D, Ácido Fólico, B12, B6, B2, B1.

Incluir alimentos como la yema de huevo como fuente de grasas nos ayudará a mejorar la formación de hormonas como la testosterona y a construir las paredes celulares. Lo que nos hará coger colesterol malo no es el consumir yema de huevo sino tener unos hábitos tóxicos para nuestro cuerpo y no tener nuestra dieta perfectamente controlada.

  1. MEZCLAR CIERTOS ALIMENTOS ENGORDA

Este mito es el acabose. Se dice que si juntamos alimentos con hidratos de carbono con otros alimentos que contengan proteína empeoraremos nuestra digestión y eso provocará  hinchazón y retención de líquidos a la par que una subida de peso corporal.

¿Puede ocurrir que una dieta disociada funcione y nos permita bajar de peso? Por supuesto que si es una dieta hipocalórica y estamos consumiendo menos calorías de las que gastamos la dieta funcionará. Pero no porque hayamos disociado alimentos sino porque es restrictiva calóricamente hablando.

Ante todo debemos entender que TODOS los alimentos son mezcla de varios nutrientes. La carne no todo es proteína, tiene también porcentajes menores de hidratos de carbono y de grasa. Por lo que separar hidratos de carbono y proteína o de grasa es imposible.

No solo no es perjudicial mezclar alimentos sino que incluso es recomendable juntar por ejemplo, hidratos de carbono simples con la proteína después de nuestro entreno diario.

  1. LA SAL RETIENE LÍQUIDOS, TENGO RETENCIÓN DE LÍQUIDOS.

Este mito es largo de explicar y bastante profuso en cuanto a detalles científicos. No quiero entrar en tecnicismos ni liarme la manta a la cabeza porque como buen lector querrás conclusiones rápidas.

No existe retención de líquidos si nuestra ingesta de sodio es estable. El cuerpo retendrá líquidos si tomamos sal y al día siguiente la quitamos del todo. Es en las variaciones abruptas donde provocará una homeostasis del cuerpo a regular el agua reteniendo y expulsando el agua.

CONSEJO: Toma sal sin volverte loco y mantenla estable siempre.

*Puede ocurrir en comidas familiares o días especiales que tomemos mucha sal y es por eso que los días siguientes nos veremos retenidos y blandos. Tranquilos y dejad al cuerpo regularse y seguid tomando la sal que tomáis normalmente, no compenséis un día alto en sodio con uno bajo.

  1. MUCHA PROTEÍNA DAÑA EL RIÑÓN

Depende de lo que entendamos por mucha proteína. Si por mucha cantidad entendemos 150 gr. de carne o pescado en cada comida del día os aseguro que el cuerpo ni se va a enterar, el riñón filtrará el exceso,si lo hubiera, sin ningún problema.

Los problemas de riñón pueden darse en personas con alguna patología en los riñones y que aún no se le ha diagnosticado nada y empieza a realizar una dieta bastante alta en proteínas.

Si el sujeto es una persona sana puedo tolerar incluso hasta 4 gr. de proteína /kg peso corporal sin que el indicador de ácido úrico se mueva lo más mínimo.

Cabe decir que para inducir a la síntesis proteica con una cantidad de 2 gr./kg peso corporal es más que suficiente. Hay estudios que ponen el límite superior a partir del cual el riñón empieza a sentirse estresado en una cantidad de 4,5-5 gr. de proteína/kg peso corporal.

Con este último mito termino este segundo volumen de mitos de la nutrición en el fitness. Más adelante hablaré de otros mitos pero que esta vez se dan en el gimnasio y en el entreno que llevamos a cabo en él.

Espero que os haya gustado y nos vemos en el siguiente artículo.

¡Muchas Gracias a todos!

Salud y fitness

Cristian Galián Martín

Inicio