Seguimos hablando de mitos que están bien arraigados en nuestro sector, pero esta vez hablaremos del ámbito del entrenamiento con cargas y todo lo relacionado con el entrenamiento en general.

 

Al igual que en la nutrición existen mitos muy consolidados por desconocimiento de la gente, por información tóxica o por el “siempre se ha hecho así” o “siempre se ha dicho eso”

  1. MEJOR HACER EL EJERCICIO BIEN Y PESO LIGERO, QUE MEDIO-BIEN Y PESADO

En este mito se desarrollaría más un teoría mía que una ciencia exacta. Puede ser que me equivoque pero mi visión sobre esto es que una persona que entra por primera vez en el gym lo que tiene que tener como prioridad es aprender a ejecutar perfectamente los distintos ejercicios.

Una vez aprendidos, debe ir aumentando su fuerza e ir subiendo pesos en los ejercicios, debe haber un aumento de cargas para que el atleta poco a poco vaya avanzando en su composición corporal.

En el camino de ir subiendo de pesos en los ejercicios muchas veces nos vamos a encontrar en la situación en que podemos “trampear” un poco en la técnica del ejercicio y así poder aumentar los kg que hemos metido en esa máquina o ejercicio.

Este trampeo debe estar dentro de unos límites en que no nos arriesguemos a sufrir una lesión. Un modo de saber si estamos trampeando bien es que seguimos notando únicamente el músculo que estamos trabajando y no otros antagonistas.

En resumen. Para personas novatas ejercicio perfectamente hecho con el máximo peso posible y en personas más avanzadas ejercicio bien hecho dentro de unos límites y peso lo más pesado posible.

  1. NO EMPIEZAS A QUEMAR CALORÍAS HASTA QUE NO LLEVAS MÁS DE 25 MINUTOS HACIENDO CARDIO

Este mito es muy común escucharlo sobre todo en el entorno de personas que empiezan a bajar porcentaje graso por primera vez. Normalmente estas personas preguntan a monitores o a otras personas del mismo gym sobre cuanto cardio deben de hacer, la respuesta más común es de 30 a 45 minutos.

Si esa persona es ávida y curiosa y pregunta porque tiene que ser 30 minutos mínimo la respuesta suele ser normalmente esa: “no quemas calorías hasta que no llevas más de 25 minutos haciendo el cardio”

Este mito no es cierto. Se decía que el cuerpo en los primeros 25 minutos empieza a consumir el glucógeno de los depósitos y es a partir de estos 25 minutos es cuando empieza a quemar grasa de los depósitos. Varios estudias han descartado esta teoría. El cuerpo humano utilizará un vía metabólica u otra dependiendo de la intensidad del ejercicio. Si la intensidad de nuestro cardio es baja o moderada desde el primer minuto se está gastando calorías de los depósitos de grasa acumulados. De hecho acciones tan simples como andar, estar de pie o cualquier actividad diaria está quemando calorías de los depósitos de grasa.

Solo utilizaremos en mayor proporción la energía del glucógeno de nuestros depósitos muscular y hepático en actividades que nos demanden mucha intensidad.

Por lo tanto la duración de nuestro cardio es muy particular y tiene muchos factores en juego y puede ser de menos de 25 minutos y quemar calorías perfectamente.

  1. SUDAR MÁS= ¿PERDER GRASA?

Si entendemos por perder peso en que pesamos menos por deshidratación momentánea entonces sí, sudar hace perder peso.

Pero en ningún caso ese peso será de grasa. Al volver a beber agua recuperaremos el peso perdido. Es como si digo que me bebo 2 litros de agua y aumento 2 kg de grasa. Aumentaré 2 kilos de peso momentáneos en el tiempo que tardo en mear.

Así que por favor no quiero ver a más gente embutidos en trajes de plástico para sudar más mientras está en la cinta.

De hecho hay menos evidencia científica en pérdida de grasa corporal por calor que por frio. Hay evidencia que indican que hacer cardio en un ambiente frio provoca un ajuste del cuerpo a ese frío y hace aumentar el NEAT + EJERCICIO QUE SE ESTE REALIZANDO. Quemas más calorías a igualdad de ritmo y tiempo en un ambiente frío que en ambiente de calor.

  1. MÁS REPETICIONES PARA DEFINIR Y MENOS REPETICIONES PARA VOLUMEN

Pues si señores, hemos llegado al mito más recurrente dentro del entrenamiento con cargas. Es el mito de mitos.

A ver, si quieres definir haz la jodida dieta y si quieres ganar masa muscular come más de lo que gastas. No entiendo porque asociamos un objetivo que se consigue con alimentación con el entrenamiento.

Mi teoría es que como la gente no tiene los suficientes cojones para hacer la dieta ya sea para bajar grasa o para subir peso nos hemos inventado un as en la manga. Ese as es el de: lo puedo conseguir vía entreno aunque la alimentación no la haga bien.

Pues lo siento. Si la dieta no está bien configurada o si no la hacemos ya te puedes pegar 60 mil repeticiones de press banca que no va a definirse el pecho por arte de magia. O no pienses que por hacer 4 repeticiones en sentadilla y encima mal hechas vas a subir el tamaño de la pierna si comes como un pájaro carpintero.

En el entreno siempre debe estar presente tanto un trabajo sarcomérico de fuerza a repeticiones más bajas y otro trabajo sacroplasmático a repeticones medias y altas. El trabajar en todos los rangos de repeticiones hará que se estimulen todas nuestras fibras musculares, desde las fibras tipo I a IIA Y IIB y obtengamos un crecimiento más optimizado del músculo.

  1. SI SOY CHICA Y HAGO PESAS ME PONDRÉ COMO UN HOMBRE

Este mito se está diluyendo poco a poco y cada vez más vemos a chicas entrenando, algo que me alegra.

Lo único, que no es poco, que conseguiremos entrenando pesas es moldear nuestra figura creando buenas curvaturas a lo largo de nuestro cuerpo: glúteo, femorales, gemelos, dorsal y deltoides. Una correcta tonificación de los músculos y figura esbelta.

No os pondréis como hombres básicamente porque no tenéis el mismo sistema hormonal que un hombre. Vuestro nivel de testosterona es muy inferior al de un hombre, por lo que vuestra fuerza y capacidad de generar músculo es bastante escueta

Suena duro pero podemos decir que las mujeres no estáis hechas para tener músculos muy desarrollados. El límite estará muy por debajo de lo que pensáis que podéis llegar a poneros.

 

Con este último mito me despido hasta la segunda parte que la subiremos en breves.

Espero que os haya gustado y hayáis podido aprender la verdad de algunos asuntos del entrenamiento con pesas.

Muchas Gracias por vuestra atención

Salud y fitness

Cristian Galián Martín