Si hay un sector donde los mitos pululan a sus anchas sin duda alguna ese es el sector del fitness. Es un sector donde la gente que lleva 2 meses entrenando y “medio cuidándose” la dieta se cree que ya lo saben todo. Se empiezan a extender mitos absurdos que van pasando de persona a persona y se crea una bola difícil de parar. El mito actúa como un virus.

En este artículo comentare 5 de esos mitos más presentes en los aficionados al gimnasio en lo que a nutrición se refiere.

  1. COMER MÁS VECES AL DÍA HARÁ QUE ACELERES EL METABOLISMO

Este mito es uno de los mitos más consolidados en el mundo del fitness y se debe simplemente a una mala interpretación de estudios y conocimientos sobre nutrición.

El mito radica en que si una persona pasa de comer 3 veces al día a comer 6 veces al día su metabolismo basal (calorías que mi cuerpo gasta en reposo sin contar las que gasto vía actividad física) aumentará de manera considerable y esto provocará que haya un aumento de quema de grasa. Si mi metabolismo basal pasa de 2000 calorías a 2200 estoy gastando 200 calorías extra al terminar el día.

¿Por qué se cree que es cierto este mito? Está científicamente comprobado que existe un efecto térmico cuando nos alimentamos. Es decir el cuerpo al digerir y procesar los alimentos que comemos gasta una cantidad de calorías extra. Se dice que este gasto por digestión es de un 10% del total calórico del alimento que ingerimos. En números sería que si nosotros consumimos 200 calorías de alimento nuestro cuerpo gasta aproximadamente 20 calorías en digerir ese alimento.

¿Que provoca una mal interpretación de este hecho? Creemos que cuantas más veces coma durante el día, más calorías voy a gastar al inducir a mi cuerpo a gastar energia vía digestión. Si paso de comer 3 a 6 veces, paso de estar gastando calorías 3 veces a 6 veces.

Lo que no entendemos es que a igualdad de calorías si como 3 comidas de 800 calorías crearé 3 picos grandes de gasto calórico de 80 calorías en 3 veces. Pero si lo divido en 6 comidas de 400 calorías crearé 6 picos pero menos acusados de quema de calorías, en concreto 6 picos de 40 calorías. Con una simple multiplicación vemos que 3 comidas a 80 calorías de gasto son 240 calorías y 6 comidas a 40 calorías de gasto son 240 calorías. Conclusión: Da igual en cuantas comidas dividas tus calorías diarias. Vas a gastar lo mismo y no se va a producir un aumento en tu metabolismo vía digestión de alimentos.

  1. LOS HIDRATOS DE CARBONO POR LA NOCHE ENGORDA

La solución a este mito es muy parecida al anterior. Se dice que si comes hidratos de carbono por la noche pasaran a tu tejido graso porque después de cenar te vas a la cama y no vas a “quemar” esos hidratos de carbono que has consumido.

Esa conclusión es un auténtico absurdo. A igualdad de calorías todo lo que consumamos durante el día independientemente de cuándo lo tomemos no nos hará engordar de más.

Todo lo que comamos de más en la cena será comida que vas a comer de menos durante el día, si hablamos a igualdad de calorías. Si lo comemos por la noche “engordaremos” lo que hemos “adelgazado” al no comerlo durante el día y si lo comemos todo por el día engordaremos por el día lo que adelgazaremos por la noche al no comerlos. El orden de los factores no altera el resultado como se diría en matemáticas de primaria.

De hecho si una persona desempeña su actividad diaria y su entreno en las últimas horas del día es casi obligatorio poner los carbo-hidratos en esa franja horaria.

  1. “DESAYUNA COMO UN REY, COME COMO UN PRÍNCIPE Y CENA COMO UN MENDIGO”

En los años que llevo en este mundo del fitness esta es una de las frases más absurdas que he escuchado. Es un dicho perfectamente contradictorio a los hábitos que suele tener la mayor parte de la sociedad.

De siempre, cuando hablo con la gente sobre el desayuno me comentan que al levantarse no suelen tener hambre y es  por la noche cuando les apetece comer más y encima comer algo dulce también.

Qué sentido tiene obligar a alguien a desayunar mucho cuando no tiene hambre y privarle de comida por la noche cuando es a la hora que le apetece comer al estar relajados en casa y sin perspectiva de actividad a la vista.

Es cierto que muchas veces ocurre que la persona no tiene apetito por la mañana porque se ha pegado un gran atracón por la noche pero en la mayoría de los casos no es así. El sistema digestivo se adormece por la noche y tarde en arrancar por las mañanas a no ser que tengamos unos hábitos muy establecidos.

Por lo que creo que deberíamos tener claro en que comidas poner la mayor parte de nuestras calorías y carbohidratos. El baremo que cogería sería en primer lugar antes y después del entreno y después en la comida que tengamos más “ansiedad o hambre”.

También se ha comprobado que ingerir hidratos de carbono por la noche ayuda a conciliar mejor el sueño lo que provocará a la larga, junto a lo que hemos dicho anteriormente, una mejor adecuación de la dieta a nuestra vida y hará que la podamos mantener más tiempo.

  1. EL PAN, LA LECHE… ENGORDA, Y LA LECHUGA RETIENE LÍQUIDOS

Para las personas que ya vamos sabiendo un poco más sobre nutrición entenderemos que lo que provoca que el cuerpo almacene grasa es el exceso de calorías sobre nuestro consumo diario sea el que sea el alimento/que comamos.

Si no excedemos en las calorías aunque solo comamos carne y pescados blancos, fruta y verdura engordaremos. En cambio sin encajamos perfectamente en las calorías alimentos como pan, leche incluso azúcares refinados lograremos bajar nuestro porcentaje graso. No hay alimentos prohibidos sino cantidades prohibidas.

Por otro lado el mito de que la lechuga retiene líquidos es totalmente mentira, de hecho la lechuga es muy diurética al tener un contenido terriblemente alto de agua. Contra más lechuga comamos más mearemos. Se suele decir esto sobre la lechuga porque hay ciertas verduras que comidas en grandes cantidades y en crudo pueden provocar malas digestiones pero por supuesto no nos hará retener líquidos.

  1. NADA DE GRASAS EN LA DIETA

Muchas personas están convencidas por ignorancia que las dieta de pérdida de grasa no pueden incluir grasa. Y es que suelen pensar únicamente en que solo existen las grasas trans o saturadas, pero también existen otro tipo de grasa buena que sería las insaturadas, tanto poli-insaturada como mono-insaturadas. Estas son grandes aliados para el organismo en aspectos de regulación hormonal, de estados inflamatorios y de reducción de los niveles de colesterol.

Cierro este artículo con estos grandes 5 mitos de la nutrición pero habrá una segunda tanda. Estad atentos y espero que os haya gustado

¡Muchas Gracias por vuestra atención!

Salud y fitness

Cristian Galián Martín

http://www.gimnasiogali.com/