Quizás seas una de esas personas que siempre te han sobrado unos kilitos demás, que desde que tienes uso de razón te has considerado una persona rellenita o que simplemente crees que te sentirías mejor con un peso un tanto más ligero.

Has intentado adelgazar con dietas que has ido viendo por ahí y sí, conseguías bajar unos kilitos al principio, pero casi siempre son dietas muy estrictas que no puedes mantener mucho tiempo o bien en cuanto te descuidas un poco ya vuelves a tus anteriores hábitos, recuperando el peso que perdiste, e incluso más.

Te sientes fatal.

Otra vez que no lo conseguiste, otro intento fallido, otra decepción y desilusión, y lo que es peor, ahora tus sospechas de que a ti personalmente, te cuesta mucho perder peso, cobran más fuerza.

Pero déjame decirte algo que quizás te ayude, una afirmación rotunda, todo el mundo puede bajar de peso, no tienes que conformarte con un estado físico con el que no te sientes del todo bien, te sientes incluso un poco insegura y hay veces que te da vergüenza ponerte ciertas ropas o, en algunos casos, no quieres ni ir a la piscina o playa porque no quieres ponerte un bañador.

Para que una persona baje de peso hay que revisar algunas variables, en concreto 3: hábitos de alimentación, actividad o deporte y por último, y para mí, el más importante de todos es el factor mental.

Vamos a ver estos factores uno a uno para profundizar mejor.

  • Tus hábitos de alimentación, si tu objetivo es bajar de peso, la alimentación es un factor fundamental, pues para que tu peso corporal disminuya tienes que crear un déficit de energía, esto es:

 

SUBIR DE PESO Gastar menos energía de la que ingiero DIETA HIPERCALÓRICA
MANTENIMIENTO Gastar la misma energía que ingiero DIETA NORMOCALÓRICA
BAJAR DE PESO Gastar más energía de la que ingiero DIETA HIPOCALÓRICA

 

Para llevar a cabo una dieta hipocalórica tienes que gastar más energía de la que consumes y este déficit será lo que vaya causando la bajada de peso. Si te interesa cómo saber tu gasto energético te aconsejo que leas el artículo ¿qué debo hacer para bajar de peso?

Si tienes conocimiento en el tema y ya sabes cuantas kcal necesitas para bajar de peso de una manera progresiva perfecto, solo tienes que empezar e ir haciendo un seguimiento para considerar si los resultados van a tu favor.

Si no tienes ni idea, mi consejo es que te pongas en contacto con alguien que sepa cómo hacerlo y en quién confíes y vayas al camino rápido y seguro, pues esa persona te va a decir exactamente qué comer y a qué horas comer para conseguir tu meta!

  • La segunda variable es el deporte o actividad física, ¿prácticas algún deporte? O lo que es más importante ¿te gusta hacer deporte? Déjame decirte que si bien el deporte es un factor muy importante no es fundamental para perder peso, pero si sobre cómo lo pierdes. Es decir, tú puedes ir al gimnasio o salir a correr y matarte a hacer cardio 7 veces por semana, que si eres una zampabollos no vas a adelgazar. Y esto es más claro que el agua.

Si decides ponerte a dieta y eres de las que no ha hecho deporte en su vida piénsatelo muy bien, hacer deporte no solo aumentará la rapidez con la que pierdes peso, sino que puedes hacer cambiar tu composición corporal y evitar el caso de que por muy delgada que te quedes sigues teniendo barriga o cartucheras o estés más fofa que tu abuela.

Asique yo te animo a empezar a hacer algo suave, ir a caminar 30-45 minutos al día 2-3 veces por semana o empezar con una rutina en el gym 3 días a la semana, créeme que para alguien que lleva toda su vida sin moverse del sofá y yendo en coche desde tu casa a la plaza de tu pueblo a comprar chuches, esto ya le va a bien.

  • Por último, y para mí el factor más relevante y que menos importancia se suele dar es el factor mental.

¿Te has preguntado alguna vez cómo puede ser que dos niños que nacen en la misma familia, siguiendo la misma alimentación, con los mismos genes, en el mismo entorno, en el mismo pueblo/cuidad y con las mismas creencias sean tan diferentes en su aspecto físico?

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que haya personas que no cuenten calorías, que comen lo que les apetece y cuando les apetece, que se alimentan bien pero que no llevan un control estricto en la dieta y siempre están igual y no engordan?

Te voy a decir un pequeño secreto, no es lo que comes, sino cómo te sientes cuando lo comes. O lo que es lo mismo, da igual lo que hagas sino te sientes bien con ello. Quizás piensas que esto es una bobada o te parece ridículo porque sabes y has comprobado que es la acción la que ofrece los resultados y que otras veces has comprobado que has podido bajar unos kilos reduciendo tu consumo de alimentos y haciendo algo de deporte. Vale, estamos de acuerdo en eso, pues es evidente que con la acción se han creado muchas cosas, pero yo quiero profundizar un poco más.

¿Qué es lo que te empuja a la acción? ¿Qué es lo que hace que estando a dieta y veas tu comida preferida ELIJAS no comer en ese momento?

A lo mejor recuerdas alguna experiencia satisfactoria tras la que hablar con alguien te dio una idea para perder peso y enseguida te entusiasmaste. O viste con tus propios ojos el cambio de alguien cercano a ti en unos meses. Este entusiasmo podría ser debido a que confiabas en esa idea, realmente pensaste que era posible conseguirlo. Es este entusiasmo el que te hace pasar a la acción (dieta y deporte) y que al hacerlo se produzcan resultados positivos y al darte cuenta de ello aumente tu entusiasmo y sigas haciendo lo que tienes que hacer para conseguir tu obetivo y así entrés en un bucle sin fin en el que te sientes bien y haces lo que haces porque te gusta y eres tú quien lo elige.

En tus momentos de desaliento cuando te das cuenta y te lamentas de que tu cuerpo no es como tú quieres, seguramente estás creando en tu mente una imagen de tu cuerpo ideal y al pensar o imaginarte en ese cuerpo te sientes bien, pero rápidamente vuelves a la realidad y vuelves a ser consciente de lo lejos que estás de conseguirlo y de nuevo, te vuelves a sentir peor. Y bajo este último caso, cualquier acción es difícil y da pocos o ningún resultado, lo que genera todavía más desaliento.

 

CONCLUSIÓN

Si has tomado la firme decisión de que quieres sentirte bien con tu cuerpo, que quieres conseguir de una vez por todas el cuerpo que te gustaría porque estas harta de todo este rollo y negatividad que llevas arrastrando durante tanto tiempo, tienes que hacer tres cosas:

  • Cambia tu alimentación, empieza una dieta personalizada, que se amolde a tus horarios y preferencias, y que responda exactamente a tus necesidades de consumo  y gasto energético, ponte en contacto con alguien que sepa ayudarte y en quién confíes al 100%.
  • Empieza a hacer deporte, algo suave puede valer para empezar y para ir creando el hábito. No empieces a entrenar 5 días a la semana y vayas a hacer cardio de lunes a domingo porque con un cambio tan drástico hay una alta probabilidad de agobio y que a los 15 días lo mandes todo a mejor vida.
  • Revisa tus creencias acerca de ti misma y tu cuerpo, si siempre te has visto como una persona gordita deja de pensar en eso que solo te provoca emociones negativas y en su lugar piensa en el cuerpo que te gustaría tener, cierra los ojos e imagínate como te sentirías caminando por la playa o por cualquier sitio que te inspire, sintiéndote bien con tu cuerpo, siendo una persona alegre y feliz por lo que tiene, y deja que estas emociones positivas invadan en tu presente y te entusiasmen para pasar a la acción!!!